Hablar de la Barcelona Bridal Week (o de la Bridal para los amigos) es hablar de muchas cosas. Es hablar de inspiración. Es hablar de novedades. Es hablar de nervios. Es hablar de felicidad. Nosotros hablaremos de fortuna. Pero no fortuna de riqueza, sino de fortuna de suerte. Y es que, un año más, pudimos estar presentes toda la semana tanto en pasarela como captando las emociones en «backstage». Pero empecemos por el principio.

Esta edición repetimos colaboración con Bodas de Cuento. Aunque sólo nos pidieron la cobertura de 5 desfiles, es tanta la admiración al formato del evento que decidimos colarnos en 1 más. ¿O fueron dos?… Bueno igual fueron 4.

Nuestro pistoletazo de salida fue con los desfiles de Jesús Peiró y Cristina Tamborero, por la mañana. Por la tarde nos desplazamos hacia el Hospital de Sant Pau de Barcelona. El desfile de Rosa Clará se celebraría allí. La verdad que el espacio es una maravilla arquitectónica y estuvo más que acertado hacerlo en un sitio tan emblemático.

El día siguiente lo teníamos libre. Aún y así no queríamos perdernos el desfile de Sophie et Voilà. El año pasado conocimos sus propuestas y nos enamorarón. No podíamos dejar pasar la oportunidad de saber con qué sorprendería este año. La verdad que lo disfrutamos y no defraudó, para nada.

Finalmente llegó el jueves y, aunque teníamos que empezar por la tarde, decidimos ir por la mañana. Teníamos ganas de fotografiar un backstage entero durante el desfile. Creednos, es una maravilla ver lo que pasa detrás del telón. Últimos retoques, perfilados, risas entre compañeras, momentos de pausa… Todo esto es de lo que pudimos disfrutar durante los desfiles de Ana Torres e Isabel Zapardiez.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *